Informe destaca los logros de la Alianza para la Inocuidad de los Productos Agrícolas Frescos y Mínimamente Procesados pactada por la FDA y México

English Version

por el Stephen M. Ostroff, M.D.

Los Estados Unidos y México son socios comerciales principales en materia de productos agrícolas frescos y mínimamente procesados. Cada año, miles de millones de dólares en frutas y hortalizas se mueven a través de la frontera. Éstas incluyen los tomates, aguacates, chiles, moras (o bayas), pepinos, y limones mexicanos que llegan a los consumidores estadounidenses, así como las manzanas, peras, uvas, cebollas, fresas, papas, duraznos y otros productos agrícolas estadounidenses que son enviados a México.

Stephen Ostroff, M.D.Nuestros países se benefician cuando podemos contribuir a garantizar que estos valiosos productos sean inocuos para los consumidores de ambos lados de nuestra frontera. Por ese motivo, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y agencias mexicanas pactaron la Alianza para la Inocuidad de los Productos Agrícolas Frescos (PSP, por sus siglas en inglés) en julio de 2014, forjando una relación más sólida entre la FDA, y el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS).

Nos complace informar que nuestra alianza está realmente avanzando hacia alcanzar nuestro objetivo de reducir el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por los alimentos asociadas con el comercio de productos agrícolas frescos. Un nuevo informe, titulado U.S. FDA-Alianza para la Inocuidad de los Productos Agrícolas Frescos y Mínimamente Procesados: Una Alianza Dinámica en Acción, provee algunos ejemplos específicos de este progreso.

exports to Mexico chart

 

 

 

 

 

 

 

 

Por ejemplo, la alianza colaboró recientemente para atender la contaminación de papayas cultivadas en México. En el otoño de 2017, la FDA, el SENASICA y la COFEPRIS trabajaron juntos para responder a cuatro brotes de salmonelosis vinculados a las papayas mexicanas. Las dependencias mexicanas realizaron inspecciones y tomaron muestras de varias unidades de producción y empacadoras agrícolas en diversos Estados Mexicanos, y compartieron sus hallazgos con la FDA. Nos fue posible aprovechar su labor y recursos, junto con los hallazgos de nuestra propia investigación sobre los brotes, para poner a cuatro empresas agrícolas en la alerta de importación, brindando así información a los inspectores de la FDA que detuvieron esos productos sin tener que examinarlos físicamente. Asimismo, el SENASICA puso en marcha una respuesta de control. En octubre de 2017, México reforzó la vigilancia de la inocuidad de las papayas importadas u ofrecidas para su importación en los Estados Unidos, las cuales están sujetas al Reglamento de Inocuidad de productos agrícolas frescos bajo la Ley de Modernización de la Inocuidad de los Alimentos de la FDA.

exports to the US chart

 

 

 

 

 

 

 

 

En otro ejemplo, en 2015, se detectó Listeria monocytogenes en manzanas y kiwis cultivados en los Estados Unidos y exportados a México. El intercambio de información bajo la PSP, incluyendo aislados bacterianos y pruebas de ambos laboratorios de la FDA y del SENASICA, ayudó a prevenir que más frutas contaminadas ingresaran a México. También se estableció un protocolo para el futuro intercambio de cepas bacterianas con el fin de mejorar la detección y el entendimiento de la contaminación.

Estos son solamente dos de varios ejemplos en los que la alianza ha guiado actividades de prevención coordinadas, además de actividades de cumplimiento, que ayudan a reducir el riesgo de propagación de las enfermedades transmitidas por los alimentos y permiten a ambos países responder con mayor rapidez a un brote, ya sea potencial o en curso, protegiendo mejor a los consumidores tanto estadounidenses como mexicanos.

La alianza también ha tenido beneficios más allá de los brotes individuales. Ambos países también han estado colaborando, mediante grupos de trabajo, en la implementación de enfoques que refuercen las prácticas preventivas y de respuesta inmediata a los brotes. Los grupos se han concentrado en el intercambio de información, educación y difusión, capacitación, métodos y procesos de laboratorio, y la forma de responder con eficacia a los brotes.

De cara al futuro, el informe describe nuestro plan a cinco años para aumentar la participación y el intercambio de conocimiento con colaboradores clave tanto del sector público como privado. A través de la alianza, también tenemos pensado trabajar en la identificación de métodos comunes para que auditores e inspectores desempeñen mejor sus actividades de observancia y cumplimiento, y crearemos una estrategia para realizar inspecciones y muestreos conjuntos. Esto ayudará a que los dos países aprovechen al máximo sus recursos en beneficio de los consumidores de ambos lados de la frontera.

Ésta es una colaboración a largo plazo. Aunque existen diferencias entre nuestros sistemas, nuestra tecnología y nuestro ambiente, tanto los Estados Unidos como México quieren que los consumidores confíen en que sus alimentos son seguros para el consumo. Trabajando juntos, podremos lograr ese objetivo.